Bajo mantenimiento - Robusta - Económica

Las cubas de vacío de Bauer se distinguen por su larga vida útil y su gran estabilidad. Su valioso equipamiento de serie se completa con una amplia variedad de accesorios.


Seguridad para el compresor y la cuba

La tapa de cúpula accionada por resorte regula la presión en el depósito. Las válvulas de bolas de la cúpula y el sifón confieren doble seguridad frente a la entrada de estiércol líquido en el compresor. El sifón actúa además como separador de aceite. A través del manovacuómetro se puede leer la sobrepresión y baja presión. A partir de un tamaño de compresor B83 se instala el sifón de 30 l con autovaciado.


Depósitos de acero BAUER

Gracias a un procedimiento especial de rebordeado, las virolas de los depósitos (anillos de acero) se rebordean y, a continuación, se montan mediante prensas hidráulicas. Más adelante se suelda automáticamente la zona de unión, para conseguir un cordón de soldadura de alta calidad y visualmente perfecto. Gracias a la pared doble de la zona de rebordeado, el depósito consigue una alta resistencia al vacío, sin necesidad de los habituales anillos de refuerzo. Así se evita la acumulación de restos de estiércol y se consigue una superficie interior más lisa.

Un galvanizado a fuego de serie según la norma DIN EN ISO 1461 garantiza una protección duradera contra la corrosión.


El compresor Bauer original: el corazón de toda cuba de vacío de Bauer

  • Potente
  • Silencioso gracias a su rotor lento
  • Cuida el medio ambiente gracias a su bajo consumo de aceite
  • Larga duración gracias a su lubricación durante el funcionamiento en vacío y bajo presión
  • Lubricación forzada mediante bomba de aceite